Y una propuesta espiritual para salir adelante

Por Jaguit Rabbi

Depresión

¿Quién no experimentó al menos una vez en la vida la sensación de falta de salida y esperanza, de estar en un pozo profundo donde ningún rayo de luz puede penetrar y quizá incluso el pensamiento de que ya es mejor morir? A todas estas sensaciones las identificamos bajo una sola palabra: depresión. 

En este articulo voy a intentar describir brevemente las dos perspectivas principales y más conocidas para tratar la depresión y me explayaré sobre una tercera menos conocida que es la depresión desde el punto de vista espiritual.

El primer enfoque ve a la depresión como un problema físico. Así por ejemplo, si vamos al médico, éste nos podría indicar una serie de estudios para ver si nos faltan vitaminas o chequear si tenemos algún desequilibrio hormonal y sugerirnos el tratamiento adecuado.

La psiquiatría por su parte, también ve a la depresión como un problema fisiológico. En la mayoría de los casos, producto de falta de equilibrio en el cerebro. Por ejemplo, bajos niveles de serotonina, y podría indicarnos un tratamiento a base de psicofármacos.

La otra perspectiva ve a la depresión como un problema psíquico, interno. Si vamos a un psicólogo y describimos una experiencia de depresión, es muy probable que el profesional busque algún acontecimiento traumático que haya dejado marcas en nuestro mundo interior y nos ofrezca un tratamiento terapéutico para sanarlo.

Pero así como a veces un médico no es suficiente y hace falta un psicólogo, otras veces el psicólogo no es suficiente y hace falta un hombre de espíritu o maestro espiritual. La palabra depresión en todos los idiomas latinos tiene su raíz en la palabra opresión y lo que está oprimido es el espíritu, la esencia verdadera del hombre. El rol del maestro es ayudar a ese hombre a liberarlo. Es decir, que más allá de lo físico y lo emocional, hay otra parte que no es tenida en cuenta por los enfoques anteriores, y que en mi experiencia, es la más trascendente.

Debido a que cada persona es un mundo en sí mismo, no puedo dar acá una descripción única sobre este proceso que acompañamos en ALMA en el espacio Encuentro Personal, pero voy a intentar dar algunas líneas generales sobre el tratamiento espiritual para la depresión.

Primero, una persona deprimida es como alguien que ha perdido la capacidad de respirar por sí mismo. Así como en esos casos lo primero es dar respiración de boca a boca, en el tratamiento espiritual, lo primero es la reanimación de espíritu a espíritu. Es un proceso en el cual el maestro da fuerza al espíritu del hombre que sufre a través de trasmitirle su propia energía. Esto que parece complicado e incluso esotérico, es en realidad un proceso muy simple, en el cual el hombre que hasta entonces sentía que no hay ninguna chance, empieza a ver la luz al final del camino y a sentir que hay ESPERANZA.

Luego de la recuperación de emergencia hay que entender que la opresión del espíritu es la consecuencia de no estar en el carril correcto desde el punto de vista espiritual, y que para seguir adelante, la persona debe buscar un significado más profundo para su vida. Esto puede implicar para algunos un cambio de trabajo o incluso de profesión, para otros crecer en el ámbito de pareja y de familia, y para otros tomar conciencia sobre cuál es su verdadera vocación en esta vida. ¿Cómo saber qué cosas debemos cambiar para liberarnos de esa opresión? En realidad todos nacemos con la capacidad de escucharnos pero la fuimos perdiendo al darle excesivo foco y desarrollo al intelecto. Por eso el rol del maestro es enseñar a conectarnos con la voz del espíritu, que no es más ni menos que la propia intuición, para que luego podamos seguir solos.

Una cosa más que es importante aprender es cómo fortalecer el espíritu para que no se caiga ante el estrés y las dificultades que todos enfrentamos cotidianamente en esta vida. En ALMA esto en particular, se estudia y se practica a través de los diez ejercicios de Gimnasio para la Vida.

Los alumnos más avanzados aprenden también, a través del conocimiento del Mensaje del Grial, cómo es el verdadero rezo, que va más allá de la pertenencia religiosa, y que puede ser la pastilla más fuerte contra la peor depresión. De hecho, las personas creyentes (en Dios) tienen mucha fuerza interior. 

Es verdad que el camino espiritual es más largo y requiere mucho más tiempo y esfuerzo que tomar una pastilla, pero quien decida recorrerlo será guiado hasta comprender que las noches más oscuras hacen nacer las estrellas más brillantes y que quien es capaz de fortalecer y entrenar su espíritu, es capaz de conquistar el mundo entero.  

Vení a fortalecer y entrenar tu espíritu en GIMNASIO PARA LA VIDA.

Dejanos tu comentario

  • 02.09.2017

    Norma

    Totalmente acertado lo que lei , gracias y a continuar en el crecimiento personal.

  • 02.09.2017

    zully Moreno

    Maravillosa explicación la cual comparto en su totalidad. 

  • 04.09.2017

    Belen Gonzalez

    ExcelenteJaguit. La pasé una vez y me identifiqué plenamente, gracias